martes, octubre 30, 2007

Soda Stereo En Guayaquil - Los Vi Volver


Ya han pasado 4 días desde que Cerati, Bosio y Alberti pasaron por Guayaquil a demostrarnos que después de tanto tiempo siguen valiendo la pena.

Después de casi 7 horas de espera desde la fila en la Avenida de las Américas, como buen soldado aguantando hambre, sed, calor, empujones, gastándome el saldo tratando de ubicar a Jaimito y a Galo y percibiendo uno que otro aroma ajeno al ambiente y que no era el del césped de la cancha, llegó la hora de la música.

Desgraciadamente era la de los teloneros... a las 8:30 (aproximadamente) las luces del estadio se apagaron y se escuchó un sonido familiar, no solo porque ya había sido tocada en la prueba de sonido sino porque era nada más y nada menos que "Another Brick in the Wall pt 2", una muy buena reproducción de la canción original que hizo a más de un fan corear la letra junto al grupo, lo suficiente para levantarnos el ánimo y continuar con su show.

Honestamente, creo que la propuesta de los teloneros no estuvo tan mal, aparte de un cover bien ensayado su propuesta de Hard Rock melódico hizo asentar la cabeza a muchos (a pesar de cantar en inglés siendo ecuatorianos y la que banda principal canta en español).

Hasta que llegó su intento fallido de "powerballad a la bon jovi en bed of roses" tan fallido que toda la gente de cancha (incluido yo) manifestó su descontento por semejante payasada mediante un conjunto malas señas ondeándose al ritmo de la balada. Afortunadamente hubo problemas con el sonido y se callaron, a los 20 minutos volvieron y tocaron otra cosa finalmente se fueron, entre abucheos, aplausos y la desesperación de la gente por escuchar a Soda.


Finalmente, luego de casi una hora de silencio y oscuridad volvimos a notar actividad en el escenario, esta vez ya era el staff de Soda Stereo dejando todo listo para que el trio argentino empiece con el espectáculo.

Del silencio pasamos al rock, repentinamente el dolor en las rodillas y el agotamiento desaparecieron al escuchar el primer "lick" de "El Juego de Seducción" y automáticamente nos convertimos en parte del coro de la banda.



Con una limitada exposición en los monitores y pantallas debido a problemas técnicos al prinicipio del show empezó este viaje musical que unió a generaciones de fans bajo un solo ritmo, un solo canto y clamor. Del juego de seducción, usando telequinesis, atrapado en telarañas y dándonos un viaje por la ciudad de la furia, haciendo un zoom anatómico, siendo víctimas de una sobre dosis de TV, etc.

Además de un Soda Stereo con poco dominio sobre el público y mas bien concentrado en tocar y demostrar que su virtuosismo no se ha perdido sino que se ha maximizado con el tiempo... de una u otra forma no me decepcionó.


Yo definitivamente fui por la música y por ver revivir a ese titán de la música latinoamericana y percibir su calidad en vivo después de tanto tiempo y puedo decir que no salí inconforme.

El trio de Buenos Aires hizo lo que tenía que hacer pero nada más, el único momento en el que me sentí sorprendido por el buen manejo escénico de Cerati al tocar, bajo un halo rojo creando un ambiente sombrío y melancólico "Sueles Dejarme Solo" (una de mis canciones favoritas de la banda) que hizo un efecto utilizando el pedestal del micrófono (a la Hendrix) rompiendo y descalibrando finalmente la guitarra imposibilitándolo de seguir con la presentación. Lo que hizo fue lanzar esa guitarra y pedir una al instante y tocar como si nada... Simplemente espectacular!

El único momento molesto para mí, fue cuando tocaron la fastidiosa "De Música Ligera"... lo siento, la detesto en serio... su sobre exposición y la forma en la que la gente la cantó tal como el video del último concierto en Buenos Aires en 1994 (con los "ajá-ajá" y las risas de Cerati) ese día aumentó mi disgusto por la canción tanto así que puedo dar fe que era la única persona del estadio cruzada de brazos mientras que a mi alrededor tenía como 50.000 personas brincando y perdiendo el control por cantarla... patético.

El break misterioso de 15 minutos fue tan confuso para mi, que Galo y yo nos terminamos saliendo del estadio pensando que el concierto había terminado de la manera más desagradecida, para escuchar a casi 200 metros fuera de la explanada un sonido de guitarra que nos decía que faltaba más... sonó "Disco Eterno" al momento de nuestro regreso.

Cerraron la noche con "Nada Personal", lastimosamente un poco más animados que al principio, pero musicalmente tan satisfactorio como pensábamos y escuchamos horas atrás. A pesar de esto esperé más de parte del grupo, no salí decepcionado pero me hubiera gustado ver y oír mas allá de lo que presentaron ese día... la banda se fue con un simple "gracias" (todos los que fueron por "De Música Ligera" esperaron el totales pero se quedaron con las ganas, ilusos!) un abrazo entre los tres y de vuelta a las imágenes aleatorias de los monitores y el silencio de los amplificadores.

Mi pregunta es: Los vimos volver por el amor a la música o por el hambre a las taquillas? Sea como sea, tienen razones para ser escuchados.

PD: Jamás me lo encontre a Jaimito y creo que Galo es un exagerado para contar sus anécdotas xD

3 comentarios:

Jaimito dijo...

realmente fue un gran concierto!! no pude llegar hasta donde estabas xq era imposible, pero igual lo aprecie tal como lo describes, asi que como me da pereza escribir y estoy por otro rumbos voy a poner un link a tu post en mi blog

Galo dijo...

jajjja muy descriptivo tal vez.. sí, pero no exagerado ^_^_\m/

Nita- dijo...

Lo máximo. Desde tribuna se disfrutó bastante también. Ah, y los sobreprecios de las cosas estaban más "baratas" que en cancha, jejeje.
Para mí, Lemon Pie valió.
Próximamente mi reseña en el blog.